SOMOS PORQUE CONVIVIMOS

PRIMERO SOÑAMOS

Este es nuestro tercer curso del Kraus, un proyecto que surgió con muchos sueños y que se va consolidando gracias a todas las personas que forman la comunidad educativa: nuestro alumnado que va creciendo en número y en edad, las familias que nos acompañáis codo a codo desde el principio y el profesorado que, a pesar de que cambia en gran número cada curso, se compromete siempre con nuestros proyectos.

Empezamos con muchas ganas y muchos sueños, muchos de los cuales se van consolidando poco a poco, entre ellos el de formar un EQUIPO DE CONVIVENCIA.

 

DESPUÉS ATERRIZAMOS

El equipo de convivencia surge en el curso anterior (2016-17) formado por algunos profesores y profesoras que se implican voluntariamente en él y ALUMNADO AYUDANTE de 1º y 2º, el que había el curso pasado. Este curso, los alumnos y alumnas de 3º son ya MEDIADORES.

El curso pasado se les dio formación mensual y nos fuimos formando también el profesorado. Este curso, el grupo de profesores y profesoras estamos formándonos en un seminario y hemos querido concentrar la formación del alumnado en un par de días de convivencia fuera del centro.

 

LUEGO FORMAMOS EQUIPO

En cada clase hay dos o tres alumnos y alumnas que son los OBSERVADORES del ambiente de la clase: detectan quién puede ser acosado, quién anda más apartado del grupo y sin amigos o amigas, qué problemas de convivencia pueden estar dándose en una clase, etc. Cada clase tiene un profesor o profesora de referencia del equipo con quien se reúnen periódicamente para ver la marcha del grupo. El principio de la convivencia y la mediación es que sea precisamente el alumnado el que detecte posibles problemas (los profesores no podemos ver todo) y el que intente mediar o intervenir si fuese necesario. Está demostrado que en los centros en los que los chicos y chicas forman parte activa la convivencia mejora, que la mediación entre iguales es mucho más eficaz que cuando la hacen personas adultas.

 

Y NOS PREOCUPAMOS DE SU FORMACIÓN

¿Cómo se les forma a los chicos y chicas para intervenir o para mediar? Dándoles herramientas para distinguir conflictos y acosos, para detectar lo que puede estar sucediendo, para actuar o para poner el problema en manos de una persona adulta. Y la formación ha de tener una mínima base teórica, pero sobre todo ha de ser práctica y muchas veces lúdica mediante dinámicas, roleplay, talleres, etc. De esta manera aprenden herramientas como la empatía, la escucha activa, la asertividad... , valores que también nos sirven en realidad a los adultos. 

 

LA GUINDA DEL PASTEL

Y ahora que ya sabéis en qué consiste y cómo funciona nuestro equipo de convivencia, queremos trasladaros lo que para los profesores y profesoras que los hemos acompañado han supuesto estos dos días. Queremos trasladaros una lectura más experiencial.

Podríamos contaros cómo una niña o una profe se pueden emocionar en una dinámica en la que alguien se tiene que poner en el papel del otro, contaros cómo los mayores se preocupan de los pequeños, cómo con catorce años pueden tener la empatía que nos falta a muchas personas adultas... O contaros que en la última dinámica cada persona llevaba colgada en la espalda una silueta en la que los demás debían escribirle algo positivo de ella y les faltaba papel para decirle a la otra persona que era especial y distinta. Podríamos contaros muchas cosas para trasmitiros la intensidad de lo vivido.

Porque en definitiva han sido apenas 24 horas de convivencia intensa, de risas y abrazos, de aprender casi sin darnos cuenta, de descubrirnos en un contexto distinto. Y nosotros, profes, hemos visto el potencial de estos adolescentes, su generosidad, sus ganas de ayudar y de ser útiles, su capacidad de ponerse en el lugar de la otra persona... Y eso, os diremos que nos ha conmovido profundamente. 

Educar (no digo enseñar) es una tarea absolutamente vocacional. Una tarea en la que hay días grises y otros de colores; pero de repente aparecen días teñidos de arco iris que nos hacen recuperar la confianza y la ilusión. 

Seguramente para nuestros chicos y chicas habrán sido dos días divertidos y diferentes, pero para quienes los hemos compartido con ellos ha sido desde luego un regalo.

 

PARA TERMINAR

Y en medio de este recoger impresiones os queremos dejar algún regalo también para vosotros.

Después de los juegos y bailes de la velada tras la cena hicimos un ejercicio de relajación con música pausada y un cuento para pensar. Os dejamos el ENLACE al cuento para que también vosotros podáis reflexionar sobre la ayuda que podemos proporcionar a los demás. Y si os apetece, también con la MÚSICA que escucharon.

 

 

 

PILAR SÁNCHEZ LÓPEZ

Profesora del IES ALFREDO KRAUS

 

(ENLACE AL ÁLBUM DE FOTOS DE LA CONVIVENCIA)

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    josé carlos (lunes, 29 enero 2018 22:51)

    Qué envidia... Pero me encontraba haciendo el curso de 'Ubicuidad en el siglo xxi' y me perdí este encuentro que, a todas luces, ha sido fantástico.
    Una suerte contar con un equipo tan comprometido (tanto entre el alumnado como entre el profesorado) y que nos ayuda a crecer cada día.
    Gracias, Pilar, por contarlo tan bien y hacer que podamos vivirlo un poquito, aunque sea desde aquí.
    Un bso