Cuando te pregunta, ya es tarde.

¿Cómo se puede convertir una tertulia literaria en una charla sobre educación afectivo-sexual? Pues porque con preadolescentes todo es posible, insospechado y espontáneo... ¡muy espontáneo!

Y de una pregunta sobre una frase del libro en la que hay que andar con pies de plomo para explicar con palabras adecuadas, pero siempre claras, pasamos a temas que les hacen sonreír, interrumpirse, contar anécdotas, preguntarse, responderse ellos mismos...

Estos chicos y chicas se asoman con curiosidad a su preadolescencia, se les llena la cara de granos a algunos mientras otras se pelean con un cuerpo que casi no reconocen. Y mientras los padres y las madres queremos hablar y no encontramos palabras, queremos abrir cauces para conversar y no encontramos ocasiones para hacerlo de aquello que sabemos importante y vital.

¿O no es importante una educación afectivo-sexual completa que eduque (no solo informe) sobre todo lo que es el ser humano y sus relaciones? La persona es un ser sexual y relacional desde su origen y eso condiciona su vida y sus relaciones como ser humano sexuado. La educación sexual no es solo información sobre el aparato reproductor ni sobre métodos anticonceptivos cuando ya tienen una edad.  La educación AFECTIVO-SEXUAL se forja desde la más tierna infancia con nuestra manera de hablar, de mirar, de responder a sus preguntas o de ocultarles respuestas. Respuestas a TODO. Adecuadas a su edad, por supuesto, pero veraces.

Sólo así serán personas jóvenes y adultas maduras, seguras, sin riesgos de ejercer violencia en sus relaciones, capaces de elegir su opción personal relacional.

El diálogo de ayer me hizo recordar algunas charlas a las que he tenido la suerte de asistir de  una estupenda sexóloga y educadora, Lupe García, (por cierto, les sorprendió muchísimo que existiera una persona "sexóloga"), charlas y talleres para familias, para adolescentes, incluso para niños y niñas pequeños. En ellas siempre insiste a los padres y madres: "Cuando te preguntes cuándo has de empezar a hablar con tu hijo o hija, YA ES TARDE"

Os sorprenderían las preguntas y comentarios que hicieron en la clase ayer: tiernas, sorprendentes, equivocadas, inocentes, intencionadas... Si hubo algo que yo les repetí hasta la saciedad fue:

"Cuéntale a tu madre, pregúntale a tu padre...Habla con ellos porque están deseando hablar contigo."

 

Termino este artículo, del que me responsabilizo personalmente por razones obvias, recomendándoos un libro que me recomendó esta profesional encarecidamente:

  • También os dejo un ENLACE  a su web de Sexducación, en la que puede que encontréis algunas respuestas.

Podéis dejar un comentario en esta entrada o enviarlo directamente al correo profelga@gmail.com

 

Pilar Sánchez López

(Terminamos con un poco de humor. Esperemos que sepamos gestionar nuestras respuestas tan bien como esta madre,

incluso cuando los resultados no sean los esperados...)

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Pilar (miércoles, 18 noviembre 2015 23:52)

    Fantástico vídeo. Espero estar a la altura cuando lleguen las preguntas, por lo menos que se atreva a plantearlas, ya veremos como las resolvemos. Gracias por orientarles en esto también.

  • #2

    Silvia (sábado, 09 enero 2016 19:58)

    Muy bueno el video. Me ha hecho reír y también aprender.
    Habláis de cosas muy educativas también, gracias por vuestra ayuda.